La importancia de la salud emocional

Mi blog - bienestar - La importancia de la salud emocional

Las enfermedades mentales con frecuencia tienen una causa física, como un desequilibrio químico en el cerebro. El estrés y los problemas en la familia, trabajo o la escuela, en ocasiones pueden desencadenar una enfermedad mental o hacer que esta empeore. Sin embargo, las personas que emocionalmente están sanas encuentran la forma de hacerle frente al estrés y a los problemas, ya que saben cuándo necesitan buscar ayuda de un profesional.

Te compartimos estos consejos para lidiar con tus emociones:

  • Aprende a expresar tus sentimientos de manera adecuada. Es importante que la gente que te rodea, sepa cuando hay algo que te está molestando. Guardar sentimientos de tristeza o enojo, genera estrés, consume demasiada energía y puede ocasionar problemas en tus relaciones personales, en el trabajo o escuela.
  • Piensa antes de actuar. Cuando te encuentres en una situación con emociones fuertes, evita dejarte llevar por el sentimiento y no digas o hagas algo de lo que puedas arrepentirte, mejor tómate tu tiempo para pensarlo un minuto y reaccionar con la cabeza fría.
  • Empéñate por llevar una vida balanceada. Tómate el tiempo para hacer las actividades que disfrutas y concéntrate en las cosas positivas de la vida.
  • Cuida tu salud. Tu salud física puede afectar tu salud emocional, por eso es vital cuides de tu cuerpo haciendo ejercicio diariamente, llevando una dieta sana y descansando de manera adecuada y evitando el alcohol y el cigarro.

¿Cómo afecta el estrés a mis emociones?

 Tu cuerpo responde al estrés produciendo hormonas de estrés, las cuales le ayudan al cuerpo a responder a situaciones de necesidad extrema. Pero cuando tu cuerpo produce demasiadas de estas hormonas durante un período largo, se genera un desgaste y agotamiento del cuerpo. Las personas que están continuamente bajo los efectos del estrés por lo regular son emocionales, ansiosas, irritables e incluso depresivas.

Cambia las situaciones que te causan estrés y contrarréstalas con respiración profunda, meditación y ejercicio. O, si es el caso, acude al médico para que te ayude a encontrar el tratamiento adecuado para ti.