El deporte y el alcohol

Mi blog - ejercicio - El deporte y el alcohol

Las bebidas alcohólicas sólo aportan calorías vacías. Aunque tengas la suerte de no engordar, lo notarás en la piel y el pelo.

Aquí, 4 consecuencias a considerar:

1. Recuperación más lenta. Un entrenamiento arduo, vacía las reservas de glucógeno (carbohidratos almacenados en hígado y músculos) y exige reparar el tejido muscular. Beber alcohol justo después paraliza el proceso de recuperación y si el consumo es elevado, desplaza los carbohidratos, dejando tu reserva un 50 % más baja de lo normal. La síntesis neta de proteínas musculares se ve afectada negativamente por la ingesta masiva de alcohol, por lo que tus músculos se recuperarán mucho peor. Lo mejor al practicar actividad física es beber o tomar un snack que contenga proteínas y carbohidratos.

2. Interrupción del sueño. El exceso de alcohol también echa a perder tu recuperación muscular y rendimiento. En un estudio se mostró que la ingesta de alcohol reducía la duración del sueño y aumentaba el insomnio (sobre todo en la segunda mitad de la noche). Aunque parece que estas bebidas inducen al sueño, en realidad disminuyen su actividad reparadora.

3. Grasa y más grasa. El cuerpo prioriza metabolizar antes el alcohol que las grasas y los hidratos. Y por si esto fuera poco, el alcohol descompone aminoácidos y los almacena en forma de grasas. El proceso es todavía más pronunciado en muslos y glúteos, donde además, se pierde músculo. También hace que aumenten los niveles de cortisol (hormona del estrés), que favorece aún más los depósitos de grasa. Estas bebidas aportan casi tantas calorías como las grasas y contienen azúcar, sin olvidarnos de las calorías con lo que solemos acompañarlas.

4. Menos agua y nutrientes. El alcohol irrita las paredes del estómago, lo que puede reducir la capacidad de absorción de nutrientes. Por cada gramo de etanol que ingieres, eliminas 10 ml de orina (unos 280 ml por dos cervezas). No sólo te deshaces de agua, también de electrolitos, que tu cuerpo necesita para funcionar. Considera que sólo un 2% de deshidratación ya afecta a tu rendimiento.