Tips para hacer de la lectura uno de tus hábitos favoritos

La lectura nos da múltiples beneficios. ¿Sabías que al leer incrementas notoriamente la concentración, enriqueces tu vocabulario y previenes el declive cognitivo?
Leer es encantador, sin embargo hacerlo un hábito no es sencillo

Tips para hacer de la lectura uno de tus hábitos favoritos

1. Leer es un hábito que debe estar asociado con el placer. Por eso, inicia leyendo temas que realmente te interesen, no inicies nunca con los clásicos de la literatura universal.

2. Encuentra tu lugar preferido para leer. Procura que sea silencioso y con buena iluminación, incluso puedes hacer un club de lectura.

3. A diferencia de lo que muchos piensan, leer poesía puede ser un buen principio. Son textos cortos de gran profundidad que enriquecerán tu vocabulario y te invitarán a conocer más textos interesantes.

4. Regresa a la biblioteca. Estos son sitios ideales para descubrir contenidos de tu interés de manera gratuita y por tiempo ilimitado, lo que te ayudará a ponerte metas para terminar un libro en menos tiempo.

5. Compra un diccionario. Tener un diccionario en línea o físico es indispensable para crear un hábito de lectura enriquecedor; es en los diccionarios donde se encuentran las palabras y de las palabras están hechas las ideas y las ideas son fundamentales para cualquier persona o sociedad

6. Si no te gusta un libro o ya te aburrió ¡deséchalo! Leer no es sufrir. Cambia tu chip y descubre que un hábito así es entretenido, interesante y no tiene por qué hacerte bostezar.

7. No pongas pretextos. Procura darle tiempo a las palabras y a las historias, lo cual se convertirá en un círculo virtuoso que te dará oportunidad de descubrir cosas desconocidas.

8. Una de las mejores formas de aumentar tu inteligencia es leer más. Puedes leer más rápido —y por lo tanto adquirir más conocimiento— si consigues eliminar esa voz interior mientras lees, o dejas de mover los labios mientras lo haces.

9. Recuerda que los libros enriquecen la vida, desarrollan la conciencia personal y la cultura. Conservan el saber, lo difunden y te abren nuevos horizontes. Favorecen la imaginación, la creación, la investigación y la innovación.