Dale a tu cutis el cuidado que requiere con estas mascarillas

Mi blog - belleza - Dale a tu cutis el cuidado que requiere con estas mascarillas

En esta nota te proporcionaremos diferentes mascarillas que te ayuden a tratar o cuidar tu cutis, de acuerdo a lo que necesites. Una vez que ya conoces con exactitud tu tipo de piel prueba estas mascarillas caseras que te aseguro se volverán de tus favoritas y lo mejor es que no necesitarás de una gran inversión para lucir un cutis radiante.

Mascarillas para la piel seca

  1. Mascarilla de plátano, glicerina y miel

Toma un plátano maduro y machácalo con un tenedor. Incorpora lentamente dos cucharaditas de miel de abeja natural y dos cucharadas de glicerina líquida (puedes conseguirla en farmacias y tiendas de repostería). Coloca sobre el rostro, déjala actuar durante 20 minutos y lava con agua fría.

  1. Mascarilla de aguacate y aceite de almendras

Utiliza medio aguacate maduro, tritúralo con un tenedor y agrega dos cucharaditas de aceite de almendras. Puedes sustituir el aceite de almendras por aceite de bebé, pues es un excelente hidratante no oclusivo. Aplícala por todo el rostro y déjala actuar por 20 minutos. Retira con agua tibia.

  1. Mascarilla de aceite de coco y oliva

Mezcla dos cucharadas de aceite de coco extra virgen con una cucharada de aceite de oliva. Esparce sobre el rostro y deja reposar por 20 minutos. Retira con agua tibia. Esta mascarilla hidrata y limpia suavemente los poros.

Mascarillas para todo tipo de piel

  1. Mascarilla de papaya

Corta una rebanada de papaya, remueve las semillas y la pulpa. Frota delicadamente la piel de la papaya sobre tu rostro, enfocándote en las líneas alrededor de los ojos y la boca. Deja secar durante 20 minutos y enjuaga con agua tibia. Las enzimas de esta fruta ayudan a reparar el daño hecho por el sol, hidrata las líneas de expresión disminuyéndolas y hará que tu cutis luzca radiante.

  1. Mascarilla de Aloe vera

Mezcla media cucharadita de leche de almendras con una cucharadita de azúcar morena hasta que el azúcar se disuelva un poco. Agrega cuatro cucharadas (aproximadamente) de jugo o gel de aloe vera, de ser posible recién cortada de la planta. Esparce sobre tu cara, déjala actuar durante 15 a 20 minutos y retírala con agua templada y una toalla suave. Las propiedades antisépticas, antinflamatorias y humectantes del aloe proporcionaran brillo, suavidad y resplandor a tu piel.

  1. Mascarilla de miel y vinagre de manzana

Mezcla dos cucharadas de miel con ¼  de cucharadita de vinagre de sidra de manzana. Colócala sobre la piel y deja durante 20 minutos. Retira con agua tibia y luego enjuaga con agua fría. Sanará, hidratará y balanceará el PH de tu piel.

Mascarillas para piel grasa 

  1. Mascarilla de yogurt y vinagre de sidra de manzana

Combina dos cucharadas de yogurt natural, sin azúcar ni frutas, con ¼  de cucharadita de vinagre de sidra de manzana (no se puede cambiar por vinagre blanco o de vino). Aplica sobre la cara y deja actuar por 20 o 30 minutos. Lava con agua tibia y termina con un enjuague de agua fría.

  1. Mascarilla de sandía

Toma una rebanada de sandía, retira la pulpa y semillas. Sólo debe quedarte la parte blanca adherida a la piel. Presiona la piel sobre la piel de tu rostro y déjala secar durante 20 minutos. Retira con agua fría. La sandía funciona como un tónico natural.

Mascarillas para pieles cansadas

  1. Mascarilla de avena

A media taza de agua caliente (no hirviendo) agrega 1/3 de taza de avena en hojuelas. Deja reposar y luego adiciona dos cucharadas de yogur natural sin azúcar, dos cucharadas de miel y una clara de huevo. Mezcla y esparce sobre tu cara una capa delgada. Déjala durante 15 minutos y enjuaga con agua fría.

  1. Mascarilla revitalizante de yogurt

Mezcla una cucharada de yogurt griego con media cucharadita de jugo de naranja natural y una cucharada de pulpa o gel de aloe vera. Deja la mixtura sobre tu cara durante 20 minutos y enjuaga con agua tibia.

  1. Mascarilla de té

Prepara una infusión de té verde o manzanilla, coloca dentro dos rebanadas de pepino y déjala enfriar. Limpia tu rostro como acostumbres y luego humedece varias motas de algodón en la mezcla. Coloca las motas húmedas sobre el rostro, incluyendo los párpados, y déjalas durante 15 minutos. Esta mascarilla tonifica y desinflama.

Mascarillas caseras para limpiar los poros y eliminar puntos negros

  1. Mascarilla de aceites naturales

El aceite disuelve el sebo solidificado y atrapado en los poros de la piel, que luego podrás retirar con facilidad. Para hacer esta mascarilla, primero debes humedecer tu piel con agua tibia y luego aplica directamente aceite mineral (aceite de bebé, si no eres alérgica a las fragancias). Puedes mezclar con aceite de almendras o jojoba para piel seca, o aceite de cáñamo para pieles grasas. Deja reposar cinco minutos y luego masajea durante dos o tres minutos. Retira con una toalla húmeda en agua tibia.

Mascarillas para exfoliar el rostro

13. Mascarilla de aspirinas

El ácido acetilsalicílico es un excelente exfoliante para la piel, pero debes evitarla si eres alérgica a esta medicina. Tritura una aspirina infantil y mezcla con tres cucharadas de miel. Esparce sobre el rostro y déjala reposar 7 minutos. Retira con agua tibia y un paño suave, haciendo masajes circulares. Enjuaga con agua fría.

14. Mascarilla de fresas

Mucho más suave que la mascarilla anterior, las fresas son fuente natural de ácido salicílico. Tritura tres fresas medianas y mezcla con una cucharadita de yogurt natural. Coloca sobre el rostro, deja reposar de 15 a 20 minutos y retira con agua tibia y una toalla suave.