Smoothie verde rico en proteína

Ingredientes:

-Medio pepino (con cáscara)
– 1 taza de espinaca (limpia y desinfectada)
– 1 taza de leche de almendras o la leche vegetal de tu preferencia
– 1 plátano
– 1 cucharada de proteína en polvo sabor vainilla o tres cucharadas de chía y un poco de extracto de vainilla

Preparación:

Mezcla todos los ingredientes en la licuadora y toma el smoothie casi de inmediato.

Beneficios de bañarse con agua fría

Nos encontramos en época de canícula, la temporada más calurosa del año que llegará a su fin a mitad de agosto, aprovecha las altas temperaturas para darte una ducha de agua fría, que tiene más beneficios de los que pesabas.

– Mejora la circulación. El agua fría incrementa la circulación, lo que provoca que haya más flujo de sangre hacia los órganos y tejidos, esto nos ayudará atener más energía y a sentirnos más despiertos.

– Piel más fresca. El exceso de agua caliente puede resecar la piel porque remueve la grasa que se encuentra de forma natural, misma que le da un brillo natural a la piel, por eso, un baño de agua fría te ayudará a mantener el aspecto fresco y luminoso de la piel.

– Buena salud. El agua fría provoca diferentes reacciones en el cuerpo, desde estimular el metabolismo, hasta estrechar y dilatar los vasos sanguíneos, lo que nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico. Una ducha fría después de entrenar, te ayudará a agilizar el proceso de recuperación de los músculos.

– Estimula la pérdida de peso. No es un remedio mágico, pero existen estudios que señalan que el agua fría estimula la grasa “buena” del cuerpo, la que nos mantiene a una buena temperatura cuando nos exponemos al frío, el contacto con el agua fría incrementa la conversión de grasa y el cuerpo empieza a quemar calorías.

Desayunos en frascos

El desayuno es el alimento más importante del día, ya que nos aporta la energía necesaria para comenzar la jornada, por lo que no podemos comenzar la mañana sólo con pan y café en el estómago.

Sin embargo,nuestro acelerado ritmo de vida muchas veces no nos permite preparar un desayuno balanceado, pero con un poco de organización podemos lograr cambios saludables que mejoren nuestra calidad de vida. Te compartimos 5 sencillos desayunos en frasco que puedes preparar en la noche.

3 desayunos en frasco

Avena fría con crema de cacahuate

Ingredientes:
4 cucharadas de hojuelas de avena
2 cucharadas de chía
2 cucharadas de crema de cacahuate
1 cucharada de miel de abeja o 5 gotas de extracto de stevia
Leche vegetal al gusto
1 cucharada de nueces picadas para decorar (opcional)

Procedimiento:

Una noche antes, sirve en un frasco la mitad de la avena y la mitad de la chía. Agrega la crema de cacahuante, la miel y el resto de la avena y la chía. Vierte la leche hasta cubrir 3 dedos por encima de los ingredientes y déjalo reposar en refrigeración. A la mañana siguiente decora con nuez y disfruta.

Avena fría con frambuesa y vainilla

Ingredientes:
4 cucharadas de hojuelas de avena
2 cucharadas de chía
Leche vegetal al gusto
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 taza de frambuesas frescas o congeladas
1 cucharada de miel de abeja

Procedimiento:

Una noche antes, sirve en un frasco la mitad de la avena y la mitad de la chía. Agrega la miel, el extracto de vainilla y el resto de la avena y la chía. Vierte la leche hasta cubrir 3 dedos por encima de los ingredientes y agrega las frambuesas. Déjalo reposar en refrigeración.

Avena fría con cocoa y plátano

4 cucharadas de hojuelas de avena
2 cucharadas de chía
Leche vegetal al gusto
2 cucharadas de yogur griego
1/2 plátano rebanado
1 cucharadita de cocoa en polvo
1 cucharadita de miel

Preparación:

Una noche antes, sirve en un frasco la mitad de la avena y la mitad de la chía. Agrega la miel, el yogur, la cocoa y el resto de la avena y la chía. Vierte la leche hasta cubrir 3 dedos por encima de los ingredientes y agrega el plátano. Déjalo reposar en refrigeración.

Ejercicios para fortalecer tus piernas

Cuando comenzamos alguna actividad física nos gustaría ver los resultados a los pocos días, sin embargo el proceso del crecimiento muscular lleva su tiempo, la clave está en la constancia y la intensidad del entrenamiento y también depende del tamaño del músculo a trabajar, pues no es igual el desarrollo de los músculos de los brazos que los de las piernas.

El proceso

El levantamiento de pesas u otro tipo de ejercicio de resistencia desencadena la formación de nuevo tejido muscular al dañar temporalmente los músculos existentes. Para curar estas lesiones, en el cuerpo se activan células que se encargan de formar nuevas hebras de fibra muscular.

¿En cuánto tiempo?

El trabajo de los ejercicios de resistencia empieza de dos a cuatro horas después del entrenamiento y continua por otras 24 horas, sin embargo cada sesión provoca aumentos musculares relativamente menores, por eso debemos de ser constantes y seguir entrenando de dos a tres días no consecutivos para resultados notables.
Quienes recién empiezan a entrenar suelen observar resultados relativamente rápidos, pero a medida que el cuerpo se acostumbra a los efectos de la actividad, el crecimiento muscular comienza a decaer, por eso es importante el progreso en el aumento de peso o repeticiones.

Ejercicios para pierna

Te compartimos un video con ejercicios de pierna que puedes hacer en tu hogar. Los músculos de las piernas tardan más en crecer por su tamaño, pero la constancia y el esfuerzo traerán resultados.

¡Inténtalo!

Sopa de garbanzos y espinacas

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de olivo
  • 6 jitomates grandes en trozos o una lata de 800 gramos
  • 4 dientes de ajo pelados y en trozos grandes
  • 1/2 pimiento rojo asado (opcional)
  • 1 cucharadita de sal
  • 4-6 tazas de caldo de verduras
  • 3 tazas de garbanzo cocido o dos latas sin líquido
  • 4 manojos de espinacas

Para decorar:

  • 1 aguacate asado

Preparación:

En una olla con tapa pon el aceite de oliva a calentar por unos minutos, no dejes que saque humo. Pon los ajos y el tomate. Déjalos un rato hasta que empiece a dorar.

Agrega el caldo, la sal, el pimiento si vas a usar y tapa. Deja los ingredientes a fuego medio por unos 15 minutos o hasta que suelte el primer hervor. Licúa todo en la licuadora.

En un olla agrega los garbanzos y las espinacas y vierte la mezcla de jitomate. Prueba de sal y la consistencia, si necesitas agregar más caldo, agrégalo y tápalo. Déjalo hervir por tres o cinco minutos más.

Sirve con cuadritos de aguacate asado y un poco de jugo de limón.