Recomendaciones para ser un buen líder

Mi blog - productividad - Recomendaciones para ser un buen líder

Ser un líder no es fácil. Tener a cargo a un grupo de personas requiere conocimiento, flexibilidad y comunicación constante. Por eso, te dejamos una lista de consejos que te ayuden a mejorar tu ambiente y desempeño laboral.

Reconoce su labor. El personal que se siente apreciado posee una actitud positiva, mayor confianza en sí mismo y habilidad por contribuir y colaborar con el crecimiento de la empresa. Es por eso que el reconocimiento a un trabajo bien hecho es el mejor incentivo para el buen desempeño.

Predica con el ejemplo. Los líderes necesitan actuar con responsabilidad, por eso si quieres que la gente de tu equipo haga cosas positivas, asegúrate de mostrarles el camino.

Respeta los horarios. En todo equipo de trabajo es probable que existan eventualidades que nos hagan quedarnos tarde y sacrificar nuestro tiempo personal, pero esto no puede ser una situación recurrente o de todos los días. Es tarea de un buen líder encontrar la razón por la cuál las salidas tarde del trabajo son tan comunes y actuar al respecto.

Compensa el esfuerzo extra. Existen muchos tipos de compensaciones que se le puede otorgar a un empleado por ese esfuerzo adicional, y van desde tiempo libre en horario de trabajo o mayores responsabilidades y retos. Lo importante es conocer las motivaciones de cada integrante del equipo para generar un mayor compromiso y mejores resultados.

Haz que cuente. Es muy importante que el empleado sepa que el trabajo que desempeña tiene utilidad y valor y un líder debe ser capaz de identificar que el esfuerzo sea el correcto y necesario para procurar que su equipo se mantenga motivado

Desarrolla lo mejor de las personas. Resaltar el potencial en cada empleado es la mejor marca de un líder efectivo. No cualquiera es capaz de detectar las áreas de oportunidad y aciertos, pero especialmente de conocer la forma de brindar apoyo y todas las herramientas para ellos brillen con luz propia.

Comparte sabiduría y experiencia. El conocimiento no sirve de nada si no se comparte. Un líder que comparte su sabiduría y enseña al equipo a trabajar, puede delegar efectivamente y con mejores resultados. En algunas empresas es parte importante de la cultura, el desarrollar al personal a través de tareas que van mejorando las habilidades, incluso apoyando con la creación de centros de excelencia para generar ambientes de continuo aprendizaje.