Crema de ajo como antibiótico natural

Mi blog - alimentacion - Crema de ajo como antibiótico natural

Prueba esta receta saludable y medicinal, y aléjate de los antibióticos. ¡Te encantará!

El secreto tras esta receta es la sustancia química “alicina”. Ayuda a reducir el colesterol, la presión arterial y previene la formación de coágulos sanguíneos. El ajo también puede reducir el riesgo de desarrollar aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). Los compuestos de este bulbo familiar mata a muchos organismos, incluyendo bacterias y virus que causan dolores de oído, la gripe y los resfriados. El ajo es también eficaz contra enfermedades digestivas y diarrea.

Ingredientes / Para 4 personas

26 dientes de ajo (sin pelar)

2 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de mantequilla

½ cucharadita de pimienta roja

½ taza de jengibre fresco

2 ¼ tazas de cebollas en rodajas

1 ½ cucharaditas de tomillo fresco picado

26 dientes de ajo pelados

½ taza de leche de coco

3 ½ tazas de caldo de verduras

4 rodajas de limón

Instrucciones:

Precalienta el horno a 180° C. Coloca 26 dientes de ajo en un plato pequeño de vidrio para hornear. Añade 2 cucharadas de aceite de oliva y espolvorea con sal de mar, y revuelve para cubrir. Cúbrelo con papel aluminio y hornea hasta que el ajo se ponga color café claro y tierno, unos 45 minutos. Enfría. Aprieta el ajo entre los dedos para sacar la cáscara del ajo y liberar los dientes. Coloca los dientes a un tazón pequeño.

Derrite la mantequilla en una cacerola grande a fuego medio-alto. Agrega la cebolla, el tomillo, jengibre y pimienta en polvo, y cocina hasta que las cebollas estén transparentes, unos 6 minutos. Agrega el ajo asado y 26 dientes de ajo crudos y cocina por 3 minutos. Añade el caldo de verduras; cubre y cocina a fuego lento hasta que el ajo esté tierno, unos 20 minutos. Una vez estando tiernos moler toda esta mezcla en la licuadora hasta que quede suave. Lleva de regreso esta mezcla ya batida a la cacerola; agrega la leche de coco y déjala a fuego lento. Sazona con sal y pimienta para darle sabor.

Exprime el jugo de un limón en cada plato con la crema de ajo y sirve. Se puede preparar 1 día antes de consumir. Cubre y refrigera. Recalienta a fuego medio, revolviendo ocasionalmente.